miércoles, 1 de abril de 2009

Por que la epidemia de DENGUE en Charata Chaco, sigue siendo una cuestión Política.

Entre otros diversos motivos, a los cuales voy a enumerar aquí, la epidemia de dengue sigue siendo un tema de mal manejo político en Charata, donde personalidades de los dos partidos mas populares (Peronistas y Radicales). intentan disfrazar su ayuda para hacer campaña, mientras que unos y otros diguen desprestigiándose echandose culpas de las malas acciones presentes y pasadas.


La ministra de salud de la provincia, Sandra Mendoza (peronista):
  • Negó por más de 45 dias la existencia de la epidemia en nuestra ciudad.
  • Al presentarse aquí volvió a negarlo, pero fué mas allá aún, vaciando camas del nosocomio local (para que los medios puedan "ver" que había camas vacías y el colapso del hospital no era cierto), y repartió gorras con imágenes alusivas a su persona .
El Gobernador de la provincia de Chaco, Jorge Milton Capitanich (peronista).
  • No se pronunció sobre el tema, al igual que su mujer (Sandra Mendoza).
  • Designó el dia de ayer a un personaje de Charata, "empresario", dueño de una metalúrgica llamado Miguel Paglia, para que ocupe el cargo de coordinador del comité de crisis (persona que no tiene conocimiento técnico ni académico sobre el dengue), que atiende la campaña de eliminación del aedes aegypti, a dedo, pasando por sobre las autoridades locales de mas poder local, el municipio de Charata.
  • A mi entender, en un manotazo de ahogado, puso a Paglia, para ocupar el cargo de coordinador, y que salve la situación, a su nombre, cuando jamás se hizo presente, siendo el responsable polítco de la provincia.
El intendente de Charata, Miguel Tejedor (radical):
  • No tomó cierta conciencia por el motivo que fuere, de la posibilidad de pasar por una epidemia como esta, cuando en el año 2001, el en ese entonces concejal por el partido socialista, Aligio Juarez, presentara un proyecto, que originó una ordenanza municipal, con varios puntos explicativos, declarando en alerta amarillo al pueblo de Charata, viendo el aumento de casos de zonas vecinas, como Bolivia, Brasil, y hasta casos en otras provincias.
Los errores traducidos en más casos, viviendo en la crisis sanitaria, que siguen ocurriendo por estos dias, solo fueron solapados con algo de claridad, por la Ministra de Salud de la Nación, la señora Graciela Ocaña, quien entregó al poder municipal la suma de $100.000 para financiar la campaña, elementos para la fumigación (como mochilas fumigadoras, insecticida, y en el dia de ayer larvicidas que ya están siendo colocados a los pozos de agua de la cuidad)

Hoy estamos sumergidos en la crisis sanitaria más grande que haya vivido Charata, inimaginable, descontrolada, que ha provocado dos desenlaces mortales. Hoy estamos en medio de una puja política que permite que se siga haciendo campaña, y se desprestigie, a veces con argumentos reales, a los "rivales" en vez de tomar un camino apuntado hacia un accionar conjunto, como ciudadanos de un mismo lugar.

Hoy tenemos el apoyo de gente que sabe de dengue, y sabe mucho, pero no se oyen sus voces por el ruido del poder, y las luces de las cámaras hacen que toda lucha, tenga un tinte a campaña pre-electoral, donde los actores principales no son las autoridades capacitadas en casos como este, sino los mismos personajes políticos de siempre, que lamentablemente no juegan solo con la salud de la población, sino también con su paciencia e inocencia, pidiendo que todos colaboren en las tareas comunitarias, para las cuales las autoridades ya designaron elementos y recursos, que vaya a saber donde quedarán.

Como ciudadana, llamo a la reflexión a la gente de mi pueblo. No todo lo que brilla es oro, y acá...nos conocemos todos.

Los frutos de todo esto, se verán con el paso del tiempo.

La única excusa aceptable, es la sorpresa, la falta de experiencia, y los errores que van de la mano de esas situaciones, los "grandes y viejos políticos" saben muy bien que juego están jugando.

*Para seguir leyendo (Nota del dia de hoy, en la edición online del diario Clarín )
Me complace que hayan elegido emprender este viaje conmigo. Es mucho más fácil y mucho más divertido con ustedes que sin ustedes. (Neale Walsh...y yo.)