viernes, 28 de agosto de 2009

Lo que siembres...cosecharás.

Los pensamientos tienen el poder de la creación. Los pensamientos llevan en si energía positiva o negativa, y cualquiera de las dos puede cancelar a la otra.
La energía que envías hacia el exterior puede ser positiva o negativa, y siempre regresa a ti mismo en forma multiplicada.
Veamos la parábola del sembrador:
Digamos que sembramos un grano de maíz. La semilla germino y se desarrollo en una planta de maíz. ¿Crees que esta planta de maíz producirá tan solo un grano de maíz?
Por supuesto que no!
La planta crecerá y cada mazorca tendrá cientos de semillas.
Este es el ejemplo de la ABUNDANCIA de la naturaleza.
Este mismo efecto es el que produce nuestro pensamiento.
El EFECTO siempre es mayor a la CAUSA.
Lo que cosechamos siempre es mayor a lo que sembramos.
Lo que RECIBES es un múltiplo de lo que DAS.
La energía positiva que envías siempre regresa a ti multiplicada.
Si envías odio, esa energía multiplicada vuelve hacia ti.
Si envías amor, esa energía multiplicada vuelve hacia ti.
Si siembras una semilla de una flor, serán bellas flores las que crezcan.
Si siembras una maleza como el cardo, entonces plantas de cardo crecerán.
Nosotros tenemos el libre albedrío de elegir lo que sembraremos.
Hacemos continuamente elecciones que afectan nuestra vida y la de muchos otros.
Somos jugadores en un gigantesco juego, cada movimiento de un jugador individual cambia las posibilidades dentro del juego y su resultado potencial. Cada movimiento cambia las opciones de todos los jugadores restantes del juego.
Cada persona es un jugador que tiene un papel especifico que desempeñar. Cuando hay reconocimiento del ser o autoconocimiento de mi papel, entonces puedo jugar el juego de la vida con propósito y éxito. El éxito me da felicidad y realización. Mis interacciones con los demás son positivas.
El primer paso para interpretar el juego de la vida es conocer
¿Quién soy yo?
¿Cuál es mi papel?
Podemos darte una idea de quien eres….una aproximación…
"ERES LO QUE PIENSAS"
Esta es una afirmación simple pero muy precisa.
Lo que hacemos, lo que decimos, lo que sentimos, todo tiene su origen en la MENTE.
La energía de la mente humana es el PENSAMIENTO.
El pensamiento esta íntimamente relacionado a la ATENCIÓN.
Ya que le doy mayor lugar a ciertos pensamientos en detrimento de otros.
"Donde focalizas tu ATENCIÓN, allí estás tu"
Fuente: Abundancia Infinita
Me complace que hayan elegido emprender este viaje conmigo. Es mucho más fácil y mucho más divertido con ustedes que sin ustedes. (Neale Walsh...y yo.)