viernes, 16 de enero de 2009

Cuentos de la selva, y Horacio Quiroga...

Voy a comentar la historia del libro de mi infancia, que busqué en edad adulta.
Fué un regalo de mi abuelo. Una de esas imágenes que nos quedan incrustadas sentimentalmente, fué este libro, ese regalo...
Mi abuelo es un tipo genial, no puedo evitar referirme un poco a el. Tiene más de 80 años actualmente, y chatea, y manda interminables y autoeditados power point! El es mi centro con el complejo edipiano.
Bueno, fué el autor del regalo mencionado, y este particulartmente acompañó y fomentó mis ansias de conocimiento.Para mi, una de las primeras lecturas gustosas. Contiene relatos que a los niños, por lo menos los de aquella época, asombraban (como los de harry potter hoy).

Aquellas palabras de Quiroga, quedaron marcadas en mi, como un momento dulce de mi infancia, y lo pude rastrear gracias a una película que también tocó mi sentimentalismo. Es "el oso rojo", y la ví ayer. Una historia similar a la de mi vida, en realidad a la vida de mi ex, y digo similar, recalcando, y definiendo: similar es parecido, no igual.

Recomiendo ambas cosas, llenarse el alma de sentimientos viendo el oso rojo, y leyendo o regalando cuentos de la selva.
(Para información adicional, seguir los enlaces)
Me complace que hayan elegido emprender este viaje conmigo. Es mucho más fácil y mucho más divertido con ustedes que sin ustedes. (Neale Walsh...y yo.)