jueves, 1 de enero de 2009

Casarse es un gran paso - Vaya novedad.

Creer en la fidelidad, elegir compañía, depositar en otro nuestras esperanzas en un vínculo seguro, contenedor, alentador, algo que te estimula en momentos de crisis…

Casarse es crear un compromiso con el corazón, es algo que siempre quise.

Hoy también quiero, y cuando creo que es el momento, también creo que no.

Me puedo basar en las palabras de mil pensadores…

Decir que el que cela al otro es débil acerca de su propio valor, creer que el que confía y es engañado, lo es por propia elección…

Hoy quiero a alguien, y hay pequeños detalles que me alertan, a no dar un mal paso.

No confío, no creo ciegamente que esa persona sea TAN responsable ante una relación, como yo.

¿Me voy a quedar a vestir santos, porque se me pasa la vida?

Me quedaré, y viviré con idea de que algún dia, y en algún lugar, ese hombre que encaje perfecto con la pieza de rompecabezas que me falta, va a estar.

Los celos no son solo falta de confianza en uno mismo, es falta de convencimiento de los límites y valores del otro, es falta de creencia en él, porque los tiempos cambiaron, las puertas están más abiertas, y los hombres, con miedo a equivocarme, puedo decir, que siguen pensando con el pene.

Cuando estaba en el limbo del amor, en el convencimiento absoluto de que era el hombre ese…esos condimentos rojos, esas alertas, resuenan en mi.

Y me amo tanto, que no quiero tener dudas, no dudas que dan miedo, porque todos estamos en algo incierto; pero no creo en el…y por mas que MUERA por definir mi vida, hay momentos en los que veo realidades que me hacen sentir “QUE BUENO ES SER UNA MINA LIBRE!!”.

Me complace que hayan elegido emprender este viaje conmigo. Es mucho más fácil y mucho más divertido con ustedes que sin ustedes. (Neale Walsh...y yo.)